Nuestra Prioridad es Ofrecer Atención de Calidad

citas off

mapa off

call now off

Pie de Atleta

Médico Especializado en Pie y Tobillo para curar el Pie de Atleta

¿Qué es?

Es una infección en los pies provocada por hongos y su denominación médica es tiña podal. Esta afección puede durar por poco o mucho tiempo y puede reaparecer después del tratamiento.

¿Usted lo padece?

El síntoma más común es la piel agrietada, en escamas y que se desprende entre los dedos de los pies o en los lados del pie. Otros síntomas pueden abarcar:

  • Piel roja y con picazón
  • Ardor o escozor
  • Ampollas que supuran o forman costra

Si el hongo se disemina hacia las uñas, éstas pueden presentar decoloración, engrosamiento e incluso desmoronamiento.

El pie de atleta se puede presentar al mismo tiempo que otras infecciones micóticas de la piel como dermatofitosis y tiña crural.

El médico puede diagnosticar el pie de atleta simplemente observando la piel. Si se necesitan exámenes, estos pueden abarcar:

  • Cultivo de piel
  • Biopsia de lesión de piel
  • Examen de hidróxido de potasio en lesión de piel
¿Cuáles son las causas?

El pie de atleta ocurre cuando un cierto hongo prolifera sobre la piel de sus pies. Además de los dedos del pie, también se puede presentar en los talones, las palmas de las manos y entre los dedos de las manos.

El pie de atleta es el tipo más común de infecciones micóticas por tiña. El hongo prospera en áreas cálidas y húmedas. El riesgo de contraer esta afección se incrementa si usted:

  • Usa calzado cerrado, especialmente si es recubierto con plástico.
  • Mantiene sus pies húmedos durante períodos prolongados.
  • Transpira mucho.
  • Desarrolla una lesión menor en las uñas o en la piel.

El pie de atleta es contagioso y se puede transmitir por contacto directo o por contacto con artículos tales como zapatos, calcetines y superficies de piscinas o duchas.

¿Cómo se puede prevenir?

Para prevenir el pie de atleta, siga estas medidas:

  • Séquese completamente los pies después de bañarse o nadar.
  • Use sandalias o chancletas en los baños y piscinas públicas.
  • Cámbiese los calcetines lo más frecuentemente posible para mantener los pies secos; esto debe hacerse al menos una vez al día.
  • Utilice talcos antimicóticos o de secado para prevenir el pie de atleta si es susceptible a contraerlo o si usted frecuenta áreas donde el hongo que lo causa es común (como los baños públicos).
  • Use zapatos bien ventilados y preferiblemente hechos de un material natural como el cuero. Puede ayudar el hecho de alternar los zapatos cada día, de manera que se puedan secar por completo entre puestas. Evite los zapatos con revestimiento de plástico.

CONTÁCTANOS

Invalid Input

Invalid Input

AVISO LEGAL | NEWSLETTER
Copyright © 2019 Todos los Derechos Reservados. Rivera Foot & Ankle
Sitio Web por LaraNet | Expande tu Negocio!