PADECIMIENTOS DEL PIE

Podiatra en Houston para tratar hongos en las uñas en los pies

Hongos en las Uñas

  • Los hongos en las uñas de los pies, también llamado onicomicosis, es una trastorno frecuente que desfigura y a veces destruye la uña. Hay diferentes tipos de hongos (organismos microscópicos relacionados al moho y al mildiú) que causan este problema. Estos hongos crecen en la oscuridad, la humedad y el ambiente viciado dentro de los zapatos. Mientras crecen, los hongos se alimentan de queratina, la proteína fuerte que forma la superficie dura de las uñas de los pies.
  • Cuando se tienen hongos en las uñas, las uñas se tornan gruesas, quebradizas y descoloridas (puede ser de color marrón, blanco o opaco). La forma de la uña puede estar distorsionada. La uña puede estar separada (suelta), y puede haber restos debajo de la uña.

    Estas infecciones se pueden tratar sólo con medicamentos recetados. Sin embargo, los medicamentos pueden no ser eficaces para ello en Rivera Foot & Ankle ofrecemos Terapia Láser

  • La mayoría de los que usan zapatos ajustados o medias apretadas son más propensos a sufrir de hongos, en especial si tienen poca higiene en los pies. Otro riesgo es usar capas de esmalte para uñas, que no permiten que la uña respire. Además, como estos hongos pueden contagiarse de un pie a otro en los pisos de las duchas y en los vestuarios, las infecciones por hongos en las uñas de los pies son muy frecuentes entre los militares, atletas y mineros.
    • Use zapatos y medias cómodos que permitan que su pie tenga “espacio para respirar”.
    • Use zapatos, sandalias o chancletas en las duchas comunitarias y en los vestuarios.
    • Lávese los pies todos los días, séquelos bien y utilice un polvo para pies de buena calidad.
    • Use cualquier tipo de medias limpias y cámbieselas todos los días.
    • Mantenga las uñas cortas.
    • Desinfecte los instrumentos para pedicura antes de utilizarlos.

Podiatra en Houston para tratar Dedos de Martillo en los Pies

Dedos de Martillo

  • Los dedos de martillo también conocidos como dedos en garra o dedos en mazo, son una deformidad en la que uno o más dedos del pie se flexionan y encorvan adquiriendo la apariencia de una garra.

    Este problema casi siempre afecta al segundo dedo, aunque también pueden verse afectados otros, con lo que los más pequeños se doblan y aprietan entre sí provocando graves problemas al caminar y colores continuos y muy molestos.

  • La articulación de la mitad del dedo del pie está doblada. La parte final del dedo del pie se dobla hacia abajo en una deformidad similar a una garra. Al principio, usted puede mover y estirar el dedo, pero con el tiempo, ya no podrá hacerlo y le dolerá.

    Con frecuencia, se forma un callo sobre la parte superior del dedo del pie y se detecta una callosidad en la planta del pie.

    Caminar o usar zapatos puede ser doloroso.

    Un examen físico del pie confirmará si usted tiene dedo del pie en martillo. El médico puede detectar disminución o dolor en el movimiento de los dedos del pie.

  • Este problema puede empezar desde la infancia y puede ser provocado por alguna anormalidad hereditaria en la alineación de los huesos del metatarso y el alargamiento excesivo de la articulación.

    Sin embargo, también puede aparecer en la edad adulta y es provocado casi siempre porque el calzado no ajusta de manera correcta. Este problema es más frecuente en personas que utilizan tacones altos, ya que el peso se distribuye de forma irregular entre los dedos.

    El dedo de martillo también puede presentarse como consecuencia del deterioro muscular y nervioso que ocurre por ejemplo en casos de diabetes, accidentes cerebrovasculares, trastornos neurológicos, por el acortamiento del talón de Aquiles o por una debilidad del músculo tibial anterior, cuyos tendones cruzan el dorso del pie. En muchos casos, este problema se asocia con callos, artritis y obesidad.

    • Utilizar zapatos que ajusten bien y tener en cuenta que los pies crecen con la edad, por lo que hay que cambiarlos en cuanto se sienta que aprietan un poco.
    • Comprar zapatos durante la tarde, cuando los pies están un poco hinchados por el trabajo durante la mañana.
    • Evitar el uso de tacones altos y puntiagudos todos los días. 
    • Caminar descalzos el mayor tiempo posible.
    • Usar zapatos con correas en caso de padecer dedos de martillo, para no presionar más de lo debido.

Médico Especializado en Pie y Tobillo para curar Espolones en los Pies

Espolones

  • El espolón calcáneo es una prominencia ósea que puede aparecer en la parte anterior del talón (calcáneo) como consecuencia de estiramientos excesivos y continuados de la fascia plantar, una banda de tejido conjuntivo que recubre los músculos de la zona. Al estirarse excesivamente, la fascia puede calcificarse, formándose el espolón, que es bastante doloroso y dificulta el apoyo normal de talón, ocasionando a veces una inflamación en la zona que lo rodea.

  • El espolón es más frecuente entre personas que tienen el pie muy arqueado o que sufren sobrepeso, aunque también puede aparecer entre aquellos que realizan movimientos violentos con el pie. Asimismo, el pie plano y las contracturas en el tendón de Aquiles también aumentan la tensión en la fascia plantar, por lo que pueden acarrear la aparición de espolones calcáneos.
  • Esta lesión suele tratarse con éxito mediante el uso de plantillas ortopédicas que alivian la tensión sobre la zona haciendo que los movimientos sean menos dolorosos. Las férulas nocturnas y los ejercicios de estiramientos también son efectivos para eliminar o disminuir el dolor. En caso de que aparezcan inflamaciones, se pueden tratar mediante infiltraciones de fármacos antiinflamatorios.

    El avance en las técnicas quirúrgicas ha propiciado que el espolón calcáneo pueda corregirse mediante una intervención. Mediante la operación se hace una resección o eliminación del espolón con una mínima incisión de dos o tres milímetros en la piel hasta llegar a la prominencia ósea.

Médico Podiatra en Houston para tratar Neuropatía Diabética

Neuropatía Diabética

  • La neuropatía diabética es una complicación frecuente de la diabetes en los nervios que están dañados como resultado de los altos niveles de azúcar en la sangre (hiperglucemia).
  • Los síntomas con frecuencia se desarrollan lentamente durante algunos años y dependen de los nervios que estén afectados.

    Las personas con diabetes pueden tener problema para digerir el alimento, lo cual puede hacer que su enfermedad sea más difícil de controlar. Los síntomas de los problemas de digestión pueden ser:

    • Sentirse lleno después de comer sólo una porción pequeña de alimento.
    • Acidez gástrica y distensión.
    • Náuseas, estreñimiento o diarrea.
    • Problemas para deglutir.
    • Vomitar el alimento unas horas después de una comida.

    Sentir hormigueo o ardor en los brazos y las piernas puede ser un signo inicial de daño a nervios. 

    • Estas sensaciones empiezan con frecuencia en los dedos de los pies y en los pies. 
    • Usted puede tener dolor profundo, con frecuencia en los pies y las piernas. 

    El daño a nervios puede provocar que usted pierda sensibilidad en los brazos y las piernas. Debido a esto usted puede:

    • No notar cuando se para sobre algo puntiagudo
    • No saber que tiene una ampolla o una cortadura pequeña
    • No notar cuando toca algo que está demasiado caliente o frío

    El daño a los nervios en su corazón y vasos sanguíneos puede llevarlo a:

    • Sentirse mareado cuando se pone de pie (hipotensión ortostática)
    • Tener una frecuencia cardíaca rápida
    • No notar la angina, el dolor torácico que avisa sobre cardiopatía y ataque cardíaco

    Otros síntomas de daño nervioso son:

    • Problemas sexuales. Los hombres pueden tener problemas con las erecciones. Las mujeres pueden tener problemas de resequedad vaginal y con el orgasmo.
    • No ser capaz de darse cuenta de que su glucemia se pone demasiado baja.
    • Problemas de la vejiga. Usted puede tener escapes de orina y posiblemente no sea capaz de darse cuenta si su vejiga está llena. Algunas personas no son capaces de vaciar su vejiga.
    • Sudar demasiado (cuando la temperatura está fresca, cuando usted está en reposo o en otros momentos inusuales).
  • Las personas con diabetes comúnmente desarrollan daño temporal o permanente en el tejido nervioso. lesiones en los nervios son causadas por disminución del flujo sanguíneo y los niveles de azúcar highblood, y son más propensos a desarrollar si los niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados.

    Algunas personas con diabetes no desarrollan daño a los nervios, mientras que otros pueden desarrollar esta condición inicial. En promedio, los síntomas comienzan de 10 a 20 años después del diagnóstico de diabetes. Aproximadamente el 40% de las personas con diabetes desarrollará eventual daño a los nervios.

    Lesiones Periféricas en el nervio pueden afectar los nervios en el cráneo (pares craneales) o los nervios de la columna vertebral y sus ramificaciones. Este tipo de lesiones nerviosas (neuropatía) tiende a desarrollarse por etapas.

    Neuropatías autónomas afectan los nervios que regulan las funciones vitales, incluyendo el músculo del corazón y los músculos lisos.
  • Para mantener los pies sanos en caso de diabetes, usted debe:

    • Revisarlos y cuidarlos TODOS LOS DÍAS
    • Procurar que el médico se los examine al menos una vez cada año y hacerse revisar los pies en cada consulta trimestral
    • Verificar que esté usando el tipo apropiado de zapatos

Médico Especialista en Houston para tratar Uñas Enterradas en los Pies

Uñas Enterradas

  • La uña enterrada se causa cuando un borde de la misma se entierra en la piel del dedo del pie.
  • Usted puede tener una uña encarnada si experimenta dolor, hinchazón y enrojecimiento en el borde de la uña del pie. También se puede notar secreción o pus si ha desarrollado una infección en la uña.

  • Existen diversas razones que ocasionan que las uñas del pie se encarnen, sin embargo, la causa más común es no tener bien cortadas las uñas y usar zapatos que no ajusten bien. A consecuencia de esto la piel que se encuentra alrededor de nuestra uña se puede poner roja e incluso infectarse.
    • Procure usar zapatos que le ajusten correctamente.
    • Verifique que el zapato tengan buen espacio para los dedos.
    • En caso de ser corredor o caminar mucho use zapatos cómodos y ajustados a su pie.
    • Cuando corte las uñas primero remójelas un poco para ablandarlas.
    • No desgarre las uñas y no las corte de forma redonda.

Podiatra en Houston para tratar el Dolor en los Talones

Dolor en los Talones

  • Con frecuencia, el dolor en el talón es el resultado de la sobrecarga. En raras ocasiones, puede ser causado por una sola lesión.

    El talón puede resultar hinchado o sensible si usted:

    • Corre en superficies duras como el concreto.
    • Corre con demasiada frecuencia.
    • Presenta rigidez en los músculos de la pantorrilla o el tendón de Aquiles.
    • Tiene calzado con soporte o amortiguación insuficientes.
    • Hace un giro súbito de su talón hacia adentro o hacia afuera.
    • Aterriza con violencia o torpeza sobre los talones.
  • Las siguientes medidas pueden aliviar el dolor de talón:

    • Reposar lo más que se pueda durante al menos una semana.
    • Aplicar hielo en el área del dolor. Haga esto al menos dos veces al día durante 10 a 15 minutos y con mayor frecuencia en los primeros dos días.
    • Tomar paracetamol o ibuprofeno para el dolor.
    • Utilizar calzado adecuado que ajuste bien.
    • Usar taloneras, almohadilla de fieltro en el área del talón o una plantilla para el zapato.
    • Usar férulas nocturnas.
    • Otros tratamientos dependen de la causa de dolor en el talón.

    Consulte con el médico si tiene dolor en el talón que no mejora después de 2 a 3 semanas de tratamientos en el hogar. Consulte igualmente si:

    • El dolor está empeorando a pesar del tratamiento en el hogar.
    • El dolor es repentino y fuerte.
    • Se presenta enrojecimiento o inflamación del talón.
    • Usted no puede poner peso en el pie
  • Las afecciones relacionadas con el dolor en el talón abarcan:

    • Tendinitis aquílea, inflamación del tendón grande que conecta el músculo de la pantorrilla al talón.
    • Bursitis, inflamación de la parte posterior del talón.
    • Espolones óseos en el talón.
    • Fascitis plantar, inflamación de la banda de tejido grueso que está en la planta del pie.
  • Mantener la flexibilidad y la fuerza muscular en las pantorrillas, los tobillos y los pies puede ayudar a prevenir algunos tipos de dolor en el talón. Siempre haga estiramiento y calentamiento antes de hacer ejercicio.

    Use calzado cómodo que ajuste bien y con un buen arco de soporte y amortiguación. Verifique que haya suficiente espacio para sus zapatos.

Podiatra en Houston para tratar callos en los dedos de los Pies

Callos en los dedos

  • Es una reexaltación de tejido muerto y firme, pequeño y redondo, que por lo general se forman en diversas partes huesudas de los dedos de los pies y que presentan un consistencia dura.

    La mayoría tienen tono amarillento, pero pueden enrojecer al irritarse o inflamarse. Contienen un núcleo duro y ceroso que se forma en la capa externa de la piel y que después penetra hasta el tejido y os nervios subyacentes, causando dolor sobre todo si se les presiona.

  • Se diagnostican fácilmente a simple vista y un paso importante para evitarlos y tratarlos es identificar el tipo de calzado que se está utilizando.
    Un peligro muy grande que hay que tomar en cuenta es si la persona padece diabetes o cualquier enfermedad que ocasiona circulación deficiente, los callos deben ser tratados de forma profesional y nunca se debe intentar la curación por la persona misma.
  • Son ocasionados por la fricción o presión sobre la piel, en general por usar zapatos o calcetines que no ajustan correctamente o por participar en actividades artísticas, laborales o deportivas que implican la frotación y presión constantes.

    En algunos casos, los callos se desarrollan también por artritis o deformidades en la estructura de los huesos.
    • Use plantillas diseñadas para levantar y separar los huesos largos del arco, transfiriendo la presión del metatarso del pie.
    • Limite la frecuencia con que usan tacones altos, ya que pueden causar un desplazamiento anormal de peso a las puntas de los pies
    • Use calzado adecuado cuando se ejercita a fin de distribuir uniformemente el peso a lo largo de sus pies
    • Mantenga un peso saludable

Médico Especializado en Pie y Tobillo para curar Callosidad en la planta de los Pies

Callosidad en la planta

  • Los callos, son capas córneas que se forman en determinados puntos de la piel a causa de la llamada hiperqueratosis, que ocasiona que las capas de la piel superior se engrosen por una mayor presencia de queratina. Al perder humedad, las terminaciones nerviosas se atrofian y el tejido se vuelve más duro e insensible al dolor. Si se expone esta piel a una constante presión y a fuertes rozamientos se formará una superficie amarillenta que formará una callosidad.
  • Los callos varían en forma y tamaño. Por lo general son indoloros, pero en algunos casos se vuelven tan gruesos que la piel pierde flexibilidad y se quiebra causando malestar. Las personas con diabetes o circulación deficiente pueden contraer infecciones graves bajo los callos.
  • Las callosidades en la planta de los pies o en los talones son ocasionadas por el uso de zapatos que oprimen demasiado los pies. Las personas que caminan descalzas todo el tiempo y en todo tipo de terrenos, suelen desarrollar callosidades de hasta 1 cm. de grosor.
    • Usar zapatos cómodos, evitar el tacón muy alto y las puntas estrechas.
    • Utilizar calcetines lisos sin rugosidades.
    • Dar masaje a los pies todos los días, antes de acostarse y de preferencia utilizando agua caliente con sal, vinagre o jabón para ablandar las partes callosas.
    • No utilizar nunca tijeras o navajas para quitar los callos, acudir al especialista en casos difíciles en que no se remuevan con los parches o líquidos que se adquieren en las farmacias.

Médico Podiatra en Houston para tratar Juanetes en los Pies

Juanetes

  • Se presenta cuando el dedo gordo del pie apunta hacia el segundo dedo. Esto causa la aparición de una protuberancia en el borde externo del dedo.
  • Usted puede tenerlo si experimenta los siguientes síntomas:
    • Piel callosa y enrojecida a lo largo del borde interno del dedo gordo
    • Una protuberancia ósea en este sitio
    • Dolor sobre la articulación que empeora con la presión de los zapatos
    • El dedo gordo rota en dirección hacia los otros dedos
  • Los juanetes son más comunes en mujeres y algunas veces pueden ser hereditarios. Las personas que nacen con huesos anormales en los pies son más propensas a formar un juanete.

    Asimismo, el uso de zapatos de punta estrecha y tacón alto pueden llevar al desarrollo de un juanete.

    La afección puede volverse dolorosa a medida que la protuberancia empeora y el hueso extra y el saco lleno de líquido crecen en la base del dedo gordo.
    • Evite comprimir los dedos del pie con zapatos estrechos y que no ajusten bien.